Factoring

Su empresa puede acceder a la liquidez que necesita, utilizando la financiación de sus cuentas a cobrar que ofrece Cimsa a través del factoring. Obtenga una rápida disponibilidad de fondos, en condiciones muy competitivas y con reducida carga operativa mediante el descuento de cheques de pago diferidos o cesión de los derechos de cobro de sus facturas comerciales.

¿Qué es el Factoring ?

El Factoring es una herramienta de financiación que le permite a la empresa, optimizar la administración de su cartera de deudores por cuentas a cobrar, convertiendo los títulos de crédito que ellas representan por efectivo, obteniendo así la financiación de capital de trabajo necesaria para el desarrollo continuo de su ciclo comercial y productivo.

Ventajas del Factoring

  • Permite a la empresa tercerizar la financiación a clientes concentrándose en su actividad principal sea esta industrial o comercial.
  • Optimiza la gestión de cobranza y otorga mayor formalidad a la misma.
  • Permite destinar sus líneas de crédito a otros fines, como el Comercio exterior y/o Inversiones de Capital.
  • Permite gestionar eficientemente el cobro de valores del interior del país.
  • Brinda apoyo administrativo para la detección rápida de clientes con posibles problemas financieros.

¿Qué es factoreable?

  Los siguientes títulos de crédito pueden ser incorporados en un contrato de factoring:

  • Facturas comerciales
  • Cheques de pago diferido
  • Órdenes de compra
  • Pagarés
  • Documentación de exportación
  • Certificados de obra pública

Las exclusiones a la operatoria de factoring se realizan no sobre la base de la naturaleza de los títulos de crédito en sí, sino sobre la naturaleza de las operaciones que los generaron o de las características de los deudores cedidos.

¿Quiénes intervienen en el factoring?

Cliente / Compañía o Sociedad Comercial: vendedor de mercadería (bienes) o servicios que es titular de los créditos comerciales (facturas, cheques de pago diferido, certificados de obra, contratos, etc.) que cede al Factor.

Factor / Cimsa: empresa especializada en esta prestación de servicios, en este caso Cimsa – Compañías de Inversiones y Mandatos SA, que adelanta los fondos al cliente y los recibirá del deudor una vez vencidos los plazos de los títulos cedidos.

Deudor: comprador de las mercaderías (bienes) o servicios. Será quien cancele los instrumentos cedidos al factor por el cliente.

Beneficios del factoring

  • Genera liquidez inmediata una vez concretada la venta del producto.
  • Mejora el flujo de fondos al reducir los plazos de cobranza.
  • Activa el ciclo económico de la empresa al incrementar sus disponibilidades financieras.
  • Optimiza los costos financieros.
  • Otorga una herramienta de negociación con los proveedores, ya que se obtienen mejores precios de compra con el efectivo de las ventas.
  • Optimiza el control y la administración de las cuentas a cobrar.
  • Reduce la estructura administrativa de la empresa.
  • Permite independizar la función del vendedor de la del cobrador.
  • Acorta los plazos de cobranza, la hace más eficiente.
  • No afecta las líneas bancarias.
  • No inmoviliza activos fijos.
  • Permite que el empresario se concentre en el desarrollo de su negocio.

Tipos de factoring

Factoring local o doméstico
Es aquel en el cual la totalidad de las partes residen en un mismo país.

Factoring Internacional
Aplica para el caso que el deudor cedido se ubica en otro país.

Factoring con Recurso
En esta modalidad el factor anticipa un porcentaje de las cuentas a cobrar del cliente, ya sean éstas, totales o parciales, asumiendo éste el riesgo de incobrabilidad. El porcentaje de financiamiento dependerá de los análisis que previamente hubiera realizado la empresa de factoring. El monto retenido, será puesto a disposición del cliente una vez percibidas por parte del factor la totalidad de las cuentas a cobrar deducidos los incobrables y las quitas que pudieren haber realizado los deudores cedidos.

Factoring sin Recurso
Su esquema es similar al anterior, pero en este caso el factor asume el riesgo de incobrabilidad. En general esta modalidad se emplea cuando los deudores cedidos son empresas de primera línea, en las cuales su posibilidad de no pago es muy bajo. Al igual que en la alternativa anterior, el factor retiene parte del importe en concepto de aforo.

Factoring Global
El cliente delega la responsabilidad de la gestión de cobranza sobre la totalidad de sus cuentas a cobrar. Estos acuerdos se emplean en general para los casos de clientes con un número reducido de deudores cedidos y por importes significativos. Se realizan contratos por tiempos determinados. Para los casos de necesidad de financiamiento, se procede en alguna de las dos formas enunciadas anteriormente.

Factoring Individual
El cliente selecciona de sus deudores cedidos un número determinado sobre los que cede la gestión de la cobranza al factor. Al igual que en el caso anterior, el factor podrá otorgar financiamiento sobre todos o algunos de los remitidos en gestión de cobro.

Factoring con Delegación
Es una fórmula con poco uso en el país, se denomina internacionalmente bulk factoring. Bajo esta modalidad es el cliente y no el factor, el que mantiene la responsabilidad de la gestión del cobro de la cartera, como del control del crédito. No obstante, los deudores son notificados de la cesión realizada al factor y pueden pagar a éste en forma directa o al cliente, si el factor entregó un poder de cobro. Esta mecánica se adapta a clientes que cuentan con una estructura eficiente en el control del crédito y una base muy amplia de deudores cedidos todos de poco monto individual de facturación. Por su parte el cliente puede obtener una financiación sobre esta facturación.

Factoring de Exportación
Se presenta como una alternativa de solución de los problemas que presenta el comercio internacional. Las transacciones internacionales operan generalmente a plazos de pago hasta 180 días y se instrumentan en su mayoría con cartas de crédito abiertas por parte del importador. Bajo esta modalidad interviene el banco del importador, siempre y cuando cumplan determinadas condiciones previamente establecidas. La apertura de esta documentación está sujeta a normas estrictas, ya que la emisión de un crédito documentario por parte de una entidad bancaria garantiza los pagos cuando la documentación que lo respalde se presente en forma legal. Es decir que el proceso de apertura lleva implícito el riesgo para el exportador de despachar la mercadería y que éste no cuente con la garantía del banco interviniente y poseer un crédito simple contra el importador.

En la figura del factoring internacional, intervienen necesariamente dos factores, uno el del país del importador y otro del país del exportador. Cada uno de los factores celebra contratos de factoring con sus respectivos clientes, acordando en cada caso las modalidades propias de las figuras que le corresponden a importador y exportador respectivamente. Asimismo existe entre los factores acuerdos de cumplimiento de las obligaciones asumidas, donde se especifican tipo de garantía, comisiones que percibirán forma de liquidación de las operaciones y soluciones a los posibles conflictos.

La mayor participación de las compañías de factoring en el negocio internacional radica en la calidad de los riesgos de los créditos que emanen de las transacciones internacionales.